img

Obtener más información

las 3 fases del estrés

Vivimos en una época en la que la tecnología, el trabajo, las dificultades familiares o las prisas y la rutina están a la orden del día, y todo ello puede contribuir a romper la paz y el equilibrio en tu vida y acabar pasando factura a tu salud física y mental. "¿Sufres tics nerviosos, dolores de cabeza, náuseas o cambios de ánimo?" Si respondes afirmativamente a uno de estos síntomas o varios de ellos, cuidado, es un claro indicador de que estás sufriendo una situación de estrés.

Los expertos hablan mucho sobre la actitud con que se ven los retos que se nos presentan a diario. Una visión positiva te ayudará a ver más oportunidades a los retos que se te presenten. Aunque ya parezca algo cotidiano en nuestra vida, vivir constantemente estresados no es normal, y no debes permitir que forme parte de tu vida. Te contamos cuáles son los tres escalones del estrés para que aprendas a identificarlos y, si te encuentres en uno de ellos, ponerle solución.

  • Nivel 1: fase de alarma. En esta primera fase comienzan algunos de los sí­ntomas más conocidos y que son más fáciles de identificar, como el insomnio, el cansancio, un aumento brusco o pérdida de peso, dolores de cabeza y cuello, respiración entrecortada y acelerada, náuseas, aumento del ritmo cardiaco o la sensación de tener un nudo en la garganta o en el estómago, además de sufrir ansiedad.

 

Si sufres dos o más, seguramente te encuentres en esta primera fase, una etapa que suele aparecer cuando no consigues adaptarte a situaciones tensas.

 

  • Nivel 2: fase de resistencia. En esta la segunda fase se produce la adaptación a la situación de estrés. Cuando este persiste, se ve afectado el sentido de la pertenencia, así como la capacidad para aprender, y se inicia un proceso de resistencia a dicho estado. Es este segundo nivel las personas afectadas adoptan conductas diferentes, pues algunos se preparan para afrontar el estrés mientras otros siguen viviendo sin preocuparse por poner fin al problema. "¿Qué debes hacer para saber si te encuentras aquí?" Preguntarte si sientes apatía, tedio, tu memoria está empeorando o te sientes deprimida. Si la respuesta es afirmativa, "¡ponle solución ya!"

 

  • Nivel 3: fase de agotamiento. En esta última fase se presenta ya un constante y severo nivel de estrés que invade y afecta a parte de tu salud y tu organismo, haciendo que se agote tu capacidad de respuesta. El estrés es tan intenso que la persona afectada ya no puede afrontar las situaciones, y sufre síntomas tan graves como problemas de corazón, incapacidad para conciliar el sueño si no es tomando pastillas, enfermedades cognitivas, fatiga crónica, osteoporosis o depresión, entre otras.

 

"¡No permitas que el estrés te gane la partida y te haga llegar a esta etapa!" Leer libros de desarrollo personal, rodearte de personas positivas a quienes admiras porque enfocan los retos de formas diferentes a tu visión, hacer ejercicio, salir de la rutina y hacer algo diferente durante el día pueden ayudar a tu mente a enfocar los "problemas" de una forma diferente y poder darles una solución.



Artículos de interés que no te puedes perder

Conoce nuestras promociones y noticias más relevantes

CALIDAD, DISTINCIÓN Y
EL MEJOR ESTILO DE VIDA
TE ESPERAN

ESCRÍBENOS Y UN ASESOR SE PONDRÁ EN CONTACTO CONTIGO