img

Obtener más información

cómo utilizar el valor del cat (costo anual total) cuando contratas una crédito

Cuando se trata de adquirir tu propia casa, existen variables que hay que conocer a detalle y así alcanzar tu propósito. Muchas personas pueden resistirse a la posibilidad de adquirir un crédito por el temor a endeudarse o huir de las comisiones sin saber que al final, se trata de aprender una nueva habilidad financiera: utilizar de forma inteligente un crédito a tu favor. 

Los gurús de las finanzas personales coinciden en que no todo crédito es malo; pedir prestado se vale cuando la deuda le generará valor al usuario y siempre de manera responsable, entendiendo a plenitud su vehículo de endeudamiento.

Este último punto es especialmente relevante, ya que entre los rubros que debemos entender de nuestra deuda, varios pasan inadvertidos, entre ellos está el costo real que puede implicar una deuda.

“Sabemos que el costo de la deuda se mide a través de la tasa de interés. Si yo contrato un crédito me determinan una tasa de interés que debo pagar, y generalmente todos los usuarios de este tipo de financiamientos lo que hacen es considerar la tasa que el banco o la tarjeta nos indica”, refirió Álvaro Vargas Briones, catedrático de posgrado en la Escuela Bancaria y Comercial (EBC).

Sin embargo, agregó, es común que los usuarios se vayan con la idea de la tasa de interés sin realmente conocer el costo total de su deuda, ya que comúnmente se desembolsan montos por otros conceptos como comisiones por apertura, gastos de cobranza, etcétera.

CAT, Arma Indispensable, Pero Referencial

Debido a que comparar entre créditos sólo tomando en cuenta las tasas de interés no era demasiado fiable, el Banco de México (Banxico) obligó a las entidades financieras y prestamistas a que, desde el 2009, informaran a sus acreditados sobre el costo anual total (CAT).

“El CAT es una medida estandarizada del costo de financiamiento, expresado en términos porcentuales anuales que, para fines informativos y de comparación, incorpora la totalidad de los costos y gastos inherentes a los créditos que otorgan las instituciones”, explica el Banxico.

Es decir, si un préstamo de 10,000 pesos tiene un CAT de 50%, al final del periodo terminará pagando 50% más los 10,000 pesos que le prestaron; es decir, 15,000 pesos.

Al respecto, el también director general de DNC Consultores dijo que este indicador también considera el costo de primas de seguros para los préstamos que requieren una de forma obligatoria.

Un ejemplo de este tipo de financiamientos son los préstamos pensados a largo periodo, como los créditos hipotecarios o automotrices que tienen integrados seguros de vida e incluso de desempleo, por lo que el precio de las primas ya está considerado para el CAT.

Es importante mencionar que el CAT no es una referencia fija, que vaya a cobrarse tal cual en cada préstamo. Es un indicador de referencia para que el usuario se dé una idea de lo que le costará endeudarse en términos reales.

“El término (costo anual real de una deuda) generalmente no lo manejamos; nosotros hablamos de tasa de interés como un costo que lo consideramos general, total, pero desde esta parte ya estamos mal porque es un costo nominal”, agregó el especialista de la EBC.

 

¿Y Para Periodos Inferiores A Un Año?

Para tener una idea de qué tan caro podría ser endeudarse en plazos menores a un año, el CAT también resulta útil.

“Son partes proporcionales; la tasa de interés —y todas las tasas asociadas— se determinan de manera anual, pero esa determinación anual está comprendida en los 365 días del año. Entonces si usaremos un crédito a seis meses, por ejemplo, se pondera al periodo que uso el crédito”, explicó.

Es decir, si solicitamos un financiamiento con un CAT de 50% a seis meses, este porcentaje se divide entre 12 y se multiplica por seis, lo que nos daría un CAT de 25 por ciento.

Esto es especialmente útil para financiamientos de muy corto plazo como los ofrecidos por algunos sitios web, cuyos préstamos muestran costos anuales totales de 300% e incluso más, dado que son productos estructurados para pagarse en cuestión de días.

Si usted se encuentra con uno de estos préstamos, puede calcular un CAT de forma similar al ejemplo anterior, al dividir el CAT entre 365 días y multiplicar el resultado por siete si solicita un crédito a una semana, por ejemplo.

Si quiere obtener una estimación más precisa del CAT de un producto en específico, se sugiere utilizar la Calculadora del Costo Anual Total del Banxico, que requiere el llenado de algunos campos para arrojar un cálculo más personalizado.

Asimismo, el especialista de la EBC recomendó que al solicitar un crédito, pregunte a su ejecutivo sobre el CAT del producto y qué elementos lo incorporan.

“El CAT debería estar más visible, pero lo ponen ahí a un lado y no se le explica al usuario. Incluso las autoridades deberían manejar campañas más fuertes en este aspecto, sobre todo ahorita que las tasas de interés están tendiendo al alza, cosa que no ocurre, y obviamente el proveedor del servicio no lo va a explicar, pero habría que solicitarlo”, enfatizó.


Vía eleconomista.com.mx



Artículos de interés que no te puedes perder

Conoce nuestras promociones y noticias más relevantes

CALIDAD, DISTINCIÓN Y
EL MEJOR ESTILO DE VIDA
TE ESPERAN

ESCRÍBENOS Y UN ASESOR SE PONDRÁ EN CONTACTO CONTIGO