img

Obtener más información

cómo gastar menos de lo que se gana

El año nuevo llega con buenos propósitos que conforme van pasando las semanas o los meses se diluyen entre el estrés y nuestras actividades diarias. Los expertos aseguran que eso sucede porque somos criaturas de hábito, de repetición, por lo que si quieres que algo realmente cambie de forma positiva, es importante saber dos cosas: a) Que tu estas en control de esos cambios y b) Modificar algún hábito dentro de tu rutina diaria.

Los gastos hormiga, como podrás imaginar, son gastos pequeñitos y que se hacen en fila, uno tras otro. Son, egresos que realizas cotidianamente sin control o consciencia. Ejemplos clave: el café que adquieres en la tienda de conveniencia antes de ir al trabajo, los cigarros, el refresco, el periódico, la boleada de los zapatos, las propinas que dejas en la gasolinera, etcétera.

No son innecesarios, uno debe estar informado de qué pasa en el mundo y traer zapatos presentables pero quizá es más inteligente cargar gasolina una vez cada 15 dí­as y llenar el tanque, en vez de ir dos veces a la semana poniendo 100 pesos en cada parada. De esta forma solo darás una propina cada 15 dí­as en vez de cuatro veces.

Los gastos hormiga son egresos que no contabilizas en tu presupuesto y que al final del año, según datos de la Condusef, pueden sumar hasta 16,000 pesos.

Parte de este dinero, si controlaras tus gastos hormiga, podría convertirse en un ahorro importante para destinarlo a proyectos y de esta forma crear un nuevo hábito que te ayude a tener pensamientos positivos en tus finanzas.

Detecta tus gastos hormiga

Los egresos a detalle que debes anotar diario, ven desde las propinas, los chicles, los dulces de tus hijos, los refrescos y los cigarros. Al final del mes revisa cuánto gastaste en eso. Estos gastos hormiga deben estar considerados en el presupuesto mensual. De esta forma das seguimiento a dónde estas gastando tu dinero y puedes evitar el: "tenía 500 pesos y no sé en qué se me fueron". Es decir, en la resta que haces en tu presupuesto, debes tener a detalle los egresos, no solo lo que pagas de gastos fijos como la luz y la renta.

No te confundas, un gasto hormiga no es todo lo que a ti y a tu familia les gusta. Por ejemplo, ir al cine no es un gasto hormiga, es un gasto de entretenimiento y disfrute que debe estar en tu presupuesto. El gasto hormiga son los dulces de la ida al cine que no están contemplados en tu presupuesto.

 

Toma el control

"No puedes vivir como monje tibetano" asegura la especialista en finanzas personales Adina Chelminsky. Cuando revises tu ejercicio de un mes y te des cuenta de cuánto dinero se te va en cosas que no tenías en tu presupuesto o concientizadas, es probable que quieras ponerle un alto a algunas.

Para controlar los gastos Chelminsky propone una estrategia de tres pasos:

  • Quita 3: Ya que conoces tus gastos hormiga a detalle recorta por completo tres de ellos. Para definir cuáles, revisa aquellos que te hacen daño y que has estado pensando en dejar, explica Chelminsky

 

  • Disminuye 3: Escoge tres más que puedas recortar a la mitad. Por ejemplo, en vez de comprar un café diario, hazlo cada tercer día. O, si necesitas tu café diario, en vez de comprar el grande, adquiere el chico.

 

  • Reformula 3: Encuentra formas "inteligentes" de sustituir o mejorar algunos gastos. Por ejemplo, en vez de comprar un refresco diario en la tienda de conveniencia, compra el paquete de seis en el supermercado y lleva contigo tu refresco. Si boleas tus zapatos tres veces a la semana, redúcelo a dos y en casa dale una limpiada una vez.     

 

No sufras el sacrificio

Si gastas mucho en café porque esto te genera una satisfacción elevada, adelante, sólo tú puedes decidir qué sacrificas y qué no, lo importante es tener los elementos para tomar una decisión, y lo triste es que no te des cuenta de esos gastos y que andes con una fuga de recursos.

Comenzar por administrar y detectar tus gastos hormiga te da la oportunidad de cambiar un hábito esencial si deseas mejorar tus finanzas: dejar de preguntarte "¿a dónde se fue mi dinero?".  Los que decidas quitar, cambiar o recortar puedes convertirlos en ahorro. Al final del año te podrías sorprender de lo que juntaste.  



Artículos de interés que no te puedes perder

Conoce nuestras promociones y noticias más relevantes

CALIDAD, DISTINCIÓN Y
EL MEJOR ESTILO DE VIDA
TE ESPERAN

ESCRÍBENOS Y UN ASESOR SE PONDRÁ EN CONTACTO CONTIGO