img

Obtener más información

¿cómo elegir la mejor orientación para tu casa?

Sabemos lo que significa que alcances el sueño de tener tu propia casa. Somos testigos día a dí­a la experiencia que viven nuestros clientes al recibir las llaves de lo que será su nueva casa. Para planear bien y no llevarte sorpresas, queremos hablar en esta ocasión de la orientación de una casa ya que de ello dependerá la iluminación y la temperatura que tengan durante las estaciones del año. El sol no calienta de la misma manera por la mañana que por la tarde, ni lo hace igual en invierno que en verano debido a que orbita a diferente altura dependiendo de la estación del año.

No es lo mismo tener la casa orientada hacia el norte o el este, con pocas horas de insolación y poca fuerza del sol, que hacia el sur o hacia el oeste, con un sol más vivo y más horas de insolación. Una buena ubicación determina, en definitiva, el confort ambiental de una vivienda al optimizar el aprovechamiento de la luz y del calor del sol, especialmente en invierno. No hay una orientación mejor que otra y dependerá mucho del confort en temperatura que las personas deseen para el interior de la casa.

Existen quienes son friolentos y quienes por el contrario son sensibles al calor así que es importante establecer muy bien el tipo de iluminación y confort térmico que se desee. Lo primero que tenemos que hacer es descubrir de qué lado sale el sol. Solo así sabremos cómo orientar nuestra nueva casa o si la vivienda que vamos a comprar tiene una orientación adecuada al uso que le queremos dar.

Si deseas aprovechar al máximo la luz y el calor del sol, tendrás que buscar viviendas orientadas hacia sur, suroeste u oeste. Las que den hacia el sur disfrutarán de sol durante todo el día en invierno, mientras que en verano solo lo harán en las horas centrales del dí­a, las más calurosas.

Si la casa mira hacia el suroeste, tendremos sol todo el día en invierno y, desde mediodí­a al atardecer, el resto del año. Y si lo hace hacia el oeste, el sol nos acompañará todo el año desde el mediodía al ocaso. Estas tres orientaciones (sur, suroeste y oeste) son ideales si vivimos en climas especialmente fríos en invierno.

La misma radiación solar conseguirá que no casi no extrañes un calentar adicional y que en verano baste con unas cortinas o toldos para reducir el uso de ventiladores. La orientación este-sureste garantiza un confort térmico aceptable todo el año. En verano, la casa no sufrirá las horas más calurosas del día y, en invierno, la radiación matutina limitará el uso de calentadores por la tarde.

En las casas orientadas hacia el norte, el noroeste y el noreste la luz solar directa es nula y se limita a las primeras horas de la mañana y las últimas de la tarde en verano en caso de que está orientada al norte. El sol da por las mañanas si la casa da al noreste, y por las tardes, si la casa mira al noroeste. En caso de tener la vivienda en una de estas tres orientaciones, no nos quedará más remedio que invertir en calentadores para el invierno, si eres muy friolento, o tal vez, disfrutarla, si eres de los que prefiere la sombra y el fresco.



Artículos de interés que no te puedes perder

Conoce nuestras promociones y noticias más relevantes

CALIDAD, DISTINCIÓN Y
EL MEJOR ESTILO DE VIDA
TE ESPERAN

ESCRÍBENOS Y UN ASESOR SE PONDRÁ EN CONTACTO CONTIGO