img

Obtener más información

4 trucos fantásticos para comer menos

Iniciamos un nuevo año y con él, nuestros propósitos se hace más "claros" al menos los primeros días del año. Después la rutina y el estrés van diluyendo esas ideas tan importantes que sabemos que en el fondo pueden crear una diferencia si las llevamos a cabo.

El punto, dicen los expertos, es cambiar de hábitos; y para cambiar de hábitos necesitas tener rituales distintos que aunque sean pequeñas acciones en tu día a día, te lleven a crear una gran diferencia al largo plazo. Por eso, en esta ocasión te dejamos algunos trucos que podrán crear un cambio de hábitos sútil pero constante en el camino de tener una mejor salud.

No vamos a hablar de dietas para bajar de peso, ni de rutinas de ejercicios para tonificar nada. Hoy vamos a presentar algunos interesantes trucos psicológicos que los especialistas recomiendan para cambiar algunos hábitos alimenticios y motivarse mentalmente a realizar ejercicio. 

1. Cambiar los platos:

Está comprobado que el recipiente en el que comemos determina en gran medida la cantidad que nos servimos. El color y el tamaño del plato influye en las porciones que tomamos. Así­, los platos oscuros y demasiado grandes llevan a servirnos de más, mientras que los platos blancos y más pequeños crean una ilusión visual que hace que tomemos porciones más pequeñas.

 

2. No llevar toda la comida a la mesa:

Otra de las recomendaciones de los especialistas es llevar a la mesa solamente lo que se va a comer. Es decir, servir el plato y dejar la fuente de comida en la cocina, o en cualquier lugar que sea difí­cil de alcanzar. La idea detrás de esto es dificultar el acceso a la comida, para evitar comer de más.

 

3. No llevar alimentos encima, ni tenerlos a la vista en el trabajo:

Otra conducta que hay que evitar es tener comida demasiado a la mano. Si llevas comida en la mochila, seguro la comerás, aunque no tengas hambre. Lo mismo sucede si la tienes en el escritorio del trabajo, si tienes un chocolate a la vista no podrás evitar comerlo, aunque sea totalmente innecesario.

 

4. Reducir las opciones de platillos:

Los cientí­ficos comprobaron que aquellas personas que tienen más opciones de platillos para elegir, acaban comiendo aproximadamente un 23% más que si tuviera solo una opción. Esto sucede porque las personas tienden a querer probar un poco de todo y acaban comiendo más que si solo tuvieran un platillo para comer.

Cambiar los patrones de conducta puede resultar más sencillo de lo que piensas si enfocas tu energía en pequeñas conductas que con disciplina y constancia podrán ayudarte a hacer la diferencia. 



Artículos de interés que no te puedes perder

Conoce nuestras promociones y noticias más relevantes

CALIDAD, DISTINCIÓN Y
EL MEJOR ESTILO DE VIDA
TE ESPERAN

ESCRÍBENOS Y UN ASESOR SE PONDRÁ EN CONTACTO CONTIGO