img

Obtener más información

3 claves para disminuir el estrés

La calidad de vida que brindamos en Tierra y Armonía tiene que ver con el ambiente que se generan en los espacios que creamos para nuestros clientes: cada desarrollo habitacional está pensado para brindar experiencias positivas en la vida de las personas. Al mismo tiempo, sabemos que estas experiencias se enriquecen mucho más si las personas fortalecen su desarrollo personal.

Nuestra vida está llena de factores externos que nos generan un estado de estrés y ansiedad: el exceso o la falta de trabajo, deudas, conflictos interpersonales, tráfico, etc., pero más allá de lo que nos sucede, es la forma en que reaccionamos ante las cosas que nos pasan, la principal fuente de estrés. Es muy común que llevemos encima cargas pesadas e innecesarias de las que probablemente no somos conscientes.

Quizá es una carga que desde que éramos pequeños nos fue asignada y nunca la cuestionamos o tal vez se trata de cargas que nosotros mismos nos hemos impuesto y que ya no sabemos cómo deshacernos de ellas. Otra de las grandes causas de estrés, son todas aquellas conversaciones que no hemos tenido, aquellas palabras que no nos atrevimos a decir, pero que siguen vivas en nuestro interior y nos merman el equilibrio y la paz. Cuando decimos palabras o frases poderosas como "gracias", "perdóname", "te perdono", "te amo", etc., no sólo estamos transformando nuestra vida o nuestras relaciones, también estamos soltando muchas de las cargas que hasta el momento nos impedían fluir y viajar por la vida con un equipaje más ligero.

Si dedicamos 10 minutos a analizar y verbalizar las reacciones que tenemos durante el día con respecto a lo que nos sucede, estamos haciendo uso de una herramienta que sirve mucho para ser más conscientes de lo que nos aleja o nos acerca a los hábitos que podemos crear para disminuir el estrés. A continuación compartimos tres de ellos:

1. La responsabilidad de perdonar o pedir perdón. Todos comentemos errores. Intencionalmente o no, hacemos o nos hacemos daño y es algo con lo que tenemos que aprender a vivir, lo importante es que nos hagamos cargo de nuestras equivocaciones y que logremos entender que siempre estamos expuestos a ser lastimados por otros. Cuando pedimos perdón nos estamos responsabilizando de nuestras acciones y cuando perdonamos también estamos siendo responsables con nosotros mismos al liberarnos de una de una de las emociones más pesadas y restrictivas: el resentimiento. "¿A quién has herido o a quién necesitas perdonar?"

 

2. Gracias. La llave de la abundancia Más allá de una cuestión de buena educación o cortesí­a, la declaración de agradecimiento es la clave para sanar y renovar nuestra relación con las personas que nos rodean, con nosotros mismos o incluso nuestra relación con la vida. Agradecer, reconocer y valorar todo lo que se nos brinda, permite que centremos nuestra atención en lo que sí­ tenemos y así dejar atrás nuestras carencias y frustraciones. "¿A quién quieres o debes reconocer por lo que te ha brindado?"

 

3. Sin miedo a decir "te amo"Dicen que hechos son amores y no buenas razones, pero nunca está de más verbalizarlo. La declaración de estas dos pequeñas palabras pueden hacer la diferencia en la calidad de la relación que tienes con tu pareja, padres, hijos, amigos etc. "¿A quién le has quitado el privilegio de saberse amado?" "¿Cómo cambiarí­a tu relación con esta persona si se lo dices?"



Artículos de interés que no te puedes perder

Conoce nuestras promociones y noticias más relevantes

CALIDAD, DISTINCIÓN Y
EL MEJOR ESTILO DE VIDA
TE ESPERAN

ESCRÍBENOS Y UN ASESOR SE PONDRÁ EN CONTACTO CONTIGO